29 octubre 2010

De aviones y autobuses

Estoy bastante harto de que los políticos midan con pie de rey cada palabra que dicen; es muy complicado encontrar declaraciones claras sobre temas que afectan a más de un ayuntamiento, decir cualquier cosa que pueda molestar está mal visto excepto en las luchas gobierno oposición en las que es obligado meter el dedo en el ojo;  el sentido común nos dice que antes o después habrá temas en los que nos tengamos que enfrentar y obviarlos no conseguirá que desaparezcan.
Estos días asistimos a los debates sobre dos temas muy sencillos y que los políticos se empeñas en complicar; el primero de ellos es la presencia en Santiago de Ryan Air, una compañía de bajo coste no puede permitirse el lujo de estar en Coruña, Santiago, Oporto y Vigo y quien no entienda eso se puede pasar años discutiendo sobre el tema sin llegar a acuerdo; ¿le vamos a pagar para que se quede? Creo que no debemos, hay que gestionar nuestros aeropuertos de forma que sea la aerolínea (esa y otras) la que tenga la necesidad de volar desde aquí pero si en época de crisis invertimos en la ampliación de aeropuertos que están a 40 minutos en tren de uno más grande y mejor dotado mal vamos.
El otro asunto es el del transporte comarcal; en primer lugar decir que andar a vueltas con las canceladoras de billetes a estas alturas es tomarle el pelo a la gente, la pregunta es simple y su respuesta genera muchas otras preguntas ¿Cuánto hace que el ayuntamiento de Santiago tiene unas canceladoras similares a las de los autobuses de la comarca y cuanto hace que se cobra solo con acercar la tarjeta a un sensor? Mucho, hace mucho y eso nos lleva a preguntarnos ¿Por qué no se uso ese sistema en la puesta en marcha del actual servicio comarcal? ¿por que no se impulsaron los transbordos desde el primer día? ¿Por qué puede un autobús entrar hasta el último rincón de los Tilos, en Teo, y el que antes se acercaba a las puertas del Milladoiro, en Ames,  ya no lo hace? . Para que todo esto funciones para mi se tienen que dar dos condiciones básicas, 1º que Santiago comprenda que buena parte de los ingresos de la ciudad llegan de fuera, que muchos de sus censados viven fuera, que muchos de sus problemas de tráfico son provocados por coches que vienen de fuera y que sin los ayuntamientos que lo rodean Santiago no tendría ni la mitad de vida que tiene 2º que la Xunta ejerza sus competencias sin pensar en contentar a las operadoras, debe de pensar en que todas tengan beneficios proporcionalmente a su volumen de trabajo pero no en perjudicar a una para beneficiar a otra; llegado el caso debería anular las concesiones y asignarlas de nuevo, si destinara de forma temporal recursos a inspecciones periódicas y aleatorias sobre las actuales rutas encontraría motivos suficientes para quitar dichas concesiones si fuese necesario. Cuando estas dos condiciones se cumplan poner se tendrá el 75 % del camino andado… que nadie se moleste conmigo, soñar no cuesta nada.