31 octubre 2009

Xacobeo equivocado

Hace poco se presentaba la programación del Xacobeo 2010 y, al margen de la decepción por la falta de propuestas novedosas, me quedo con la sensación de que el año santo y el camino no son para la administración más que números; cuanto ha pasado desde el último, cuanto falta para el siguiente, cuantos han llegado, cuantos llegarán, euros, personas, vuelos, un sin fin de datos que demuestran que con estadísticas apropiadas se puede demostrar cualquier cosa. Lo primero que me sorprende es que la mayoría de los recursos se destinan a cosas efímeras, seguimos sin tener una delimitación clara del camino, seguimos sin tener albergues en buenas condiciones, seguimos dejando que los peregrinos antes que encontrar una nueva vida en el camino se dediquen en muchos tramos a intentar conservar la que tienen caminando por carreteras llenas de tráfico; pero, eso si, por aquí han pasado los Rolling, Bruce, Pat Metheny y un montón de gente que no han dejado más que un puñado de buenos momentos; y todo ello sin pararnos en lugares como O Pino que mercen por si solo un escrito como el que hice en su día.
Si entendemos los caminos de Santiago como una oportunidad de negocio para Galicia, no solo para Santiago, ¿no deberíamos aprovechar los recursos extras de un Xacobeo para mejorar las rutas?; mientras que el que viene caminando, por infinidad de razones distintas no solo las religiosas, está dispuesto a repetir y a recomendar la experiencia el que viene a un concierto volverá en muchos casos si le ofrecemos otro similar pero sin embargo el que menos aporta es el que más recibe en los años santos. No se trata solo de mejorar las rutas, se trata además de analizar las razones de los que llegan; si hay una gran cantidad de caminantes que lo hacen por deporte ¿cuando les vamos a ofrecer otras rutas por Galicia? En los parques naturales de todo el mundo uno puede encontrar todo lo necesario para pasar varios días disfrutando de la naturales y mientras nosotros aun estamos debatiendo si debemos hacer uno en Os Ancares, tenemos kilómetros y kilómetros de monte y ríos y ni una sola ruta que permita cruzar Galicia en bicicleta, a caballo o a pie. Todos sabemos que una buena parte de los caminantes pasan de los motivos religiosos pero si reconocen un cierto espíritu iniciático en la ruta, pero ante esto la administración sigue dejando que el camino sea, en este aspecto, propiedad exclusiva de la iglesia; me sorprendía no hace mucho escuchando al alcalde de Santiago decir que se tendrían que hacer misas en A Quintana, ¿no debería la propuesta salir de la iglesia y el limitarse a dar los permisos necesarios? Y me pregunto ¿dejaría la administración local que se celebrara en el mismo sitio un ritual budista, judío, o de cualquier otro tipo? ¿No es una forma de cerrarse puertas?. Podríamos seguir diciendo que existe el Transcantabrico, el Al Andalus, el tren de la fresa, pero en Galicia como somos así de especiales nos hemos empeñado en cargarnos el tren de cercanías en vez de reconvertirlo para el transporte metropolitano y para usos turísticos; podríamos hablar de por que si una cadena como National Geographic habla del camino de Santiago y otra como Discovery Chanel de la ciudad de la cultura será por que ambas cosas tienen un interés mucho mayor del que pensamos y no solo limitado a los años santos,
Pero si además queremos fiesta tendremos que dejar de pensar ¿quien viene de gira que podamos contratar? El mejor Xacobeo que se recuerda fue el 93 y un concierto como el de los 1000 años no se hubiera podido hacer con esa filosofía; hay que ser un creador cultural y no un simple contratante, queda tiempo y el conselleiro de cultura ha estado en suficientes sitios como para saber de lo que hablo, veremos si aun es capaz de aplicar lo aprendido y, lo que es mas importante aun, si le dejan.