18 octubre 2009

Debates gallegos

Creo que en mis 43 años de mi vida no he presenciado nunca un debate entre gallego con un mínimo de sentido común; puede ser que como siempre encontramos al otro gallego en medio de la escalera entre que uno sube y otro baja no da tiempo a nada más que aferrarse a una frase y no soltarla como si de ello dependiera nuestra vida. Me viene a la cabeza esto leyendo los artículos de Telmo Martín en Galicia Confidencial y las opiniones que generan, y recordando otros muchos casos en los que los protagonistas buscan un asidero seguro y no lo sueltan así se caiga todo a su alrededor; si lleváramos esto al campo sería algo así: “.- oye ayer me moviste el marco de la finca .- si fue para limpiar debajo las malas hierbas pero te lo puse en el mismo sitio... .- ¡pero lo moviste¡ “

Los comentarios al último artículo del señor Martín dicen cosas del suficiente calado como para que escriba tres artículos más pero probablemente diga “pero El País mintió”. Sucede lo mismo con la moción de Silleda, el asidero es que “no se puede gobernar con 3 concejales” y cuando uno se pregunta ¿pero si se llevan propuestas consensuada a pleno y se aprueban si se podría? La respuesta será la misma y si uno se atreve a preguntar ¿tan mal se hacían las cosas como para romper el pacto? O mejor aun ¿pero se van a aliar ustedes con un señor que intentó llevarse dinero de payasos sin fronteras? Nos dirán “es que no se puede gobernar con 3 concejales”. Podemos leer en El País del viernes y el sábado la historia del Pxom del ayuntamiento de Teo; el gobierno nacionalista decide continuar con un documento redactado por el PP para no perder tiempo y fiando todo a las modificaciones de la Xunta bipartita, cuando al final del proceso se invita al Psoe a que añada alguna modificación más la respuesta es “vosotros dijisteis que era un mal plan” “ya pero así lo tenemos antes de terminar la legislatura y podemos hacer algo” “pero dijisteis que era malo...”. No se queda esta tendencia en los pequeños municipios; nuestro querido presidente se carga un plan de gratuidad de libros de texto que funcionaba razonablemente bien por que “ahorramos dinero· y cuando uno piensa que si los libros se usaban durante cuatro años en teoría se ahorraba mucho más la respuesta es “es que así ahorramos mucho dinero” y uno pregunta ¿pero más que antes? Y el gallego tozudo responde “ahorramos mucho dinero” y el padre inquisidor pregunta ¿pero llegará a todos como antes cuando se reutilizaban los libros? Seguro que el lector ya sabe lo que nos responden. Podríamos seguir con infinidad de temas y sus correspondientes respuestas: galescolas “es que eran adoctrinantes y nacionalistas” ¿ a niños de menos de 3 años? ·adoctrinantes y nacionalistas”; aeropuertos: “hay que buscar la especialización” ¿pero no será mejor poner todos los recursos en el único que se puede ampliar y comunicar toda Galicia con él? “la especialización es el futuro, aunque cueste más” idioma: “hay que buscar el bilingüismo” pero mire que mis niños pese a que le hablamos en castellano, y todo lo que está fuera del cole es en castellano, ellos hablan gallego gracias a la escuela “pero tenemos que asegurarnos de que sean bilingüistas”.

Además los políticos han encontrado un arma fundamental a la hora de defender sus frases mágicas y son los comunicados sin preguntas; empieza a ser normal que se hagan declaraciones si derecho a preguntar o que ya ni se comparezca ante los medios y solo se mande un comunicado a las redacciones... aunque si lo pienso bien... para que me respondan siempre lo mismo.