01 octubre 2009

Antes de que cualquier indocumentado venga a preguntar si no pienso comentar las noticias sobre el patronato del cementerio de Luou, que hoy recoge la prensa, unas breves lineas para explicar lo que pienso. De producirse un cambio en la directiva hay algo que no va a cambiar y es la obligación de pagar las obras realizadas en su día; la candidatura que parece existir a la espera del momento de ocupar su puesto deberá traer un plan bajo el brazo, me imagino que la finalidad es disolver el patronato pero no me atrevería a decir que pueden hacerlo sin resolver antes ese problema económico.

La parte que si puede cambiar es la que atañe a todas las denuncias en curso contra el cementerio de la agrupación, el ayuntamiento o la Xunta; no es difícil pensar que la nueva directiva se encargará de retirar las denuncias que hayan sido hechas en nombre del patronato pero eso implicará, imagino, hacerse cargo de las minutas de los abogados (que son los únicos que siempre salen bien parados) y tampoco hay que descartar que alguna de dichas denuncias haya sido puesta a título personal por el señor Piedra o que ponga alguna a partir de ahora.

Mi opinión es que el cambio de directiva es una huida hacia delante cuando siempre defendí que la mejor solución es un alto en el camino en una mesa de negociación en la que alguien con capacidad suficiente imponga un poco de cordura.

En el papel que no me gustaría estar es en el del abogado que se encargará de dirigir la asamblea del día 18, no sabe donde se mete.