07 marzo 2009

Memoria y Galescolas

Si la memoria del ser humano ya es bastante olvidadiza lo es aun más la de la sociedad en su conjunto, esto que podría entenderse hace treinta años no acabo de comprenderlo en los tiempos que corren; la mayoría prefieren asumir como propias las ideas que se les dan desde distintos ámbitos a buscar sus propias respuestas y eso lleva al conjunto de la sociedad a seguir a aquella de esas ideas que suena más alto sin ni siquiera comprobarla.
En la comarca tenemos datos suficientes para valorar el papel de las galescolas y su presunto fracaso de modelo educativo; las críticas a dicho modelo se centraron en su ideología, en la falta de control por parte de los ayuntamientos y en su presunto "enchufismo" y de esas tres cosas se puede hablar y mucho con sólo mirar alrededor.
Sobre la ideología diré que es la tontería mas grande de todas las que se repiten pero ya se sabe que una mentira repetida muchas veces se acaba pareciendo bastante a una verdad; cualquiera que intente inculcar a un niño, antes de que cumpla los tres años, algo que no sean acciones básicas como comer, hacer pis, contar, hablar, caminar, etc. está condenado al fracaso, para aquellos que tengan dudas les recomiendo que revisen este cuadro; estas enseñanzas diré para los más excépticos que da exactamente igual en que idioma se les enseñe sobretodo teniendo en cuenta que, los niños, pasan la mayor parte del día con sus padres.
La falta de control de los ayuntamientos sobre las galescolas, tesis muy sostenida por parte de algunos socialistas, es otra de esas cosas que como mínimo puede ser discutida. Hacia el final de la legislatura surgió la idea de que en los siguientes cuatro años las galescolas deberían de ser competencia de educación ¿seguirían pidiendo en ese caso la competencia municipal? ¿la pedirían después sobre primaria y posteriormente sobre secundaria?. En los ayuntamientos de Ames y Teo existieron escuelas infantiles municipales que fueron concedidas, para su gestión, a entidades privadas; sin valorar el trabajo realizado con los niños si se puede decir que la gestión fue nefasta; si en Ames recuperar el control fue muy complicado, y las quejas de los padres abundantes, en Teo la guarderia perdió hasta tres veces seguidas las subvenciones de la Xunta de Galicia gobernada en aquel momento por el Partido Popular.
Sobre el enchufismo hay poco que decir; es un mal tan nuestro como los hórreos o los cruceiros, nadie se puede creer que un modelo público de gestión es peor que una concesión privada y, por seguir con los ejemplos, recordemos Teiraboa en Ames que era gestionada por la mujer del alcalde; no dudo de que se tienen que revisar las fórmulas de gestión y de oposición a las plazas pero la idea general es válida.
Lo mejor de todo es que si leemos más allá de los titulares de prensa descubrimos que Alberto Nuñez Feijoo lo que ha dicho es que las llamará Escolas Infantís, por que eso crea menos aristas en la sociedad, y hará una encuesta para conocer la opinión de los padres sobre el idioma aunque no tiene decidido como encajará los resultados; eso nos lleva al principio de este post y la idea de que debemos de leer más y no quedarnos con los titulares nada más.
Para terminar quiero explicar por qué no estoy de acuerdo con una gestión privada; para que una empresa sea rentable cuando se le asigna una concesión solo hay dos fórmulas, o carga esa rentabilidad en el precio que le cobrará a la administración o rebaja los gastos; si lo primero es malo para el erario público lo segundo lo es para los usuarios. ¿lo que hace una empresa privada por x dinero no lo puede hacer una pública por lo mismo? cuando los partidos dejen de hacer política con estas cosas encontrarán un modelo que satisfaga a todos.
Hace poco tuve la ocasión de estar unos minutos con el presidente in pectore y creo que tiene buenas ideas y buenas intenciones (además de que agradezco que siga comportándose igual que antes de saber que será presidente de la Xunta, es algo inusual) si a eso sumo que conozco de primera mano los problemas del pasado (mi hijo vivió el cambio de una mal gestionada guardería municipal a un modelo muy cercano a la galescola) el resultado es que creo que todo está por hacer; tenemos la posibilidad de contar con una red de guarderías públicas que funcione y que unifique más que dividir pero los políticos tienen que empezar a gestionar y dejar de lado la lucha por el poder.