25 marzo 2009

Disidentes

Llevo dias observando la crisis de Silleda y hay muchas cosas que no entiendo.
La historia nos pone en una panorama similar al de otros muchos ayuntamientos pequeños; un Partido Popular que se escinde y del que nace un sector crítico que termina formando su propio partido (CIS), con el tiempo ese sector se une al Psoe o a otros grupos con el único fin de desbancar al Partido Popular lo que, a la postre, terminan por conseguir; hasta aquí nada nuevo, pero los problemas comienzan, como siempre, cuando hay que trabajar.
Me gusta decir que muchos partidos se preparan para ganar las elecciones pero no para gobernar y eso se nota en que no hay unas prioridades claras. Hoy en dia todos coincidenen tener una programación cultural, en intentar sanear las zonas rurales, en mejorar las comunicaciones y en que se necesitan equipamientos como escuelas infantiles o centros de día; pero un ayuntamiento eso es una pequeña parte de una estructura muy compleja; no debe de resultar nada sencillo definir cuanto se dedica a cada cosa y que cantidad, de lo poco que hay, se destina, y es aqui donde comienzan las diferencias.
Sinceramente creo que en Silleda, si al termino de esta legislatura, se consigue que todo el mundo sepa como están las cuentas y haya un plan económico para el futuro, Paula Fernandez, puede darse por satisfecha de su trabajo como alcaldesa. La primera de las cosas que no entiendo, me escandaliza, es la hipocresía del anterior alcalde José Fernandez cuando critica la gestión del actual gobierno; lo hace una persona que presuntamente ha estafado a todos los vecinos manteniendo cajas b con facturas, permitiendo que la empresa de aguas incrementara los recibos muy por encima de lo razonable, cobrando subvenciones sin emplearlas y sin que ahora se sepa donde está ese dinero, y un sin fin de practicas irregulares que algún día espero que explique; por si algún deboto del señor Vietez me lee le diré que una persona que es capaz de intentar estafar a una asociación como Payasos sin Fronteras es capaz de cualquier cosa.
La segunda cuestión que me gustaría entender, pero no alcanzo, es la mania de cargarle la responsabilidad de las disensiones a los alcaldes; todos defienden la disciplina de partido pero cuando el oponente sufre una baja en sus filas se apresuran a darle la razón al que se va ¿no será el que se marcha el que tenga que explicar por qué lo hace?; si se cesa a alguien se tendrán que dar razones pero si alguien decide marcharse será el quien tenga que explicar por qué rompe el compromiso con sus votantes. En el caso concreto de Silleda, Javier Cuiña y Ofelia Rey dejaban la junta de gobierno en abril del 2008 y lo hacían por motivos personales; desde mi modesta forma de pensar los motivos realmente personales (una enfermedad, necesitar un poco de “aire”, la muerte de alguien cercano...) te llevan a abandonar el ayuntamiento pero no solo la junta de gobierno y menos cuando allí se toman las decisiones de los departamentos que tu diriges; creo que esa actitud merece más explicaciones que las que se han dado.
Por si todo esto no sonará a "crónica de una muerte anunciada", a principios de este mes Javier Cuiña decía que la alcaldesa era la primera interesada en una moción de censura que la sacara de una nave “que no supo pilotar”; puedo entender que se piense que se deberian haber marcado otras prioridades pero solo se necesita entrar en una o dos hemerotecas y buscar Silleda para darse cuenta del trabajo realizado en este municipio a lo largo de estos dos años; hay una frase que me gusta mucho y que suelo usarla, en tono de broma, referida a personas pero que aquí encaja con la situación del municipio: “de donde no hay no se puede sacar”.
Volviendo al principio de esta página, y teniendo en cuenta todo lo dicho, surge una pregunta ¿por que unos disidentes del PP volverían a él si ya estaban en el gobierno municipal como independientes?; tengo el convencimiento moral de que es al señor Fernandez Vietez al que le urge volver, le corre prisa tapar todos los desaguisados de sus años de alcalde y hacerlo antes de que algún fiscal, que tiene ya papeles en su poder, se decida a preguntarle alguna cosa.
La última cosa que no entiendo es por que se sigue votando a personas que se mueven de derecha a izquierdas, por un mar de siglas, sin que a uno le quede claro que es lo que quieren... ¿o si lo sabemos pero no lo queremos ver?.


Justo cuanto termino este escrito leo en El Correo Gallego y La Voz las últimas noticias sobre Silleda. Añado a todo lo anterior dos cuestiones: 1ºel papel de Gerardo Lazara, siempre en el mismo sitio en estos diez años y que dejo su papel de número uno por el bien del partido y ahí sigue dando apoyos e ignorando los cantos de sirena del PP: 2º una pregunta más, Si Vietez dice que el no sería el alcalde en una supuesta moción de censura ¿quien sería su hombre de paja?.