03 octubre 2011

Que eso no es cultura ¡mamón¡¡

La salida de tiesto del señor Conde Roa deja a las claras que vienen malos tiempos para la cultura aunque tal vez pudiéramos aplicar a las artes en general lo que me dijo un amigo en cierta ocasión sobre el teatro “el teatro lleva en crisis desde la antigua Grecia”.

Aunque fue trending topic su exabrupto me preocupan más sus declaraciones posteriores; puedo entender aunque no compartir el enfado al sentirse aludido, el que según haya sido el día estés para pocas bromas y te vayas a por el primero que pasa, incluso creo que “mamón” es suave si se dan esas circunstancias y dice muy poco de la capacidad de Conde Roa para insultar pero lo que si me preocupa es la frase “el auditorio de Galicia no está para que se cuelguen mensajes de los indignados” ¿para que está según él?.

Cualquier auditorio, teatro, sala de conciertos está para albergar expresiones culturales, muchas de las mejores obras de arte de todos los tiempos (ya sea pintura, cine, música, o cualquier otra) han sido creadas desde la desesperación, desde la pobreza, desde el enfado y desde los lugares más incómodos de la sociedad occidental; el problema con el que se encuentran nuestros políticos es que se han acostumbrado tanto a encajar las indirectas, los sarcasmos o las ironías, las segundas intenciones, se han creído tanto que aguantando eso se volvían más demócratas que ahora que la sociedad se ha cansado de medias tintas y les dice las cosas en roman paladino se ven descolocados y no saben responder.

Debemos entender tras esas palabras que cada contrato que se firme con alguno de los múltiples auditorios de la ciudad será revisado por la alcaldía no vaya a ser que nos cuelen otra gamberrada estos del 15M; tendremos que asumir que es mejor para todos eliminar el rock de la zona vieja, hay que comprender que es por nuestro bien dejar que se cierre la sala que ha ganado en este su último año el premio a la mejor obra por Citizen del colectivo de salas alternativas de España, deberemos asimilar que evitar el botellón en el campus llevará a que cualquier imbécil mee en la plaza roja porque por allí si que no pasará la policía local, será mejor en resumen que nos hagamos a la idea de que pasamos de la sartén al fuego o, como decían algunos en Venezuela la primera vez que ganó Chavez, estábamos al borde del abismo y dimos un paso al frente.