06 febrero 2010

Tonterías

Se han dicho algunas tonterías en los últimos comentarios que me dan pie para escribir esto.
La primera tontería es decir que aquí se miente, solo he comentado las declaraciones de las partes implicadas en el Pxom de Teo lo que nos lleva a que si alguien miente serán ellos.
La segunda tontería es decir que la Xunta ha hecho bien en suspender el plan por que las modificaciones que ahora exige son tan nimias que si se llevan a cabo los cambios no serán gran cosa y el plan se aprobará con muchos de los defectos que ese mismo anónimo critica pero si ahora le da la razón después tendrá que hacerlo también.
La tercera tontería, la peor a mi juicio, decir que es mejor votar al PP que votar al BNG ¿por que hay que pensar en clave de partido? Eso puede ser válido en muchos pueblos pero en otros puede ser un gran error. Las elecciones municipales tienen dos grandes ventajas frente a los otros comicios; en primer lugar casi todo el mundo sabe lo que le quiere pedir al candidato y en segundo lugar los candidatos son vecinos y por tanto mucho más reconocibles que los de otras elecciones; excluir en unas elecciones a un candidato por ir en una lista determinada es perder la oportunidad de tener un buen concejal y esto se debe de aplicar a cualquier partido; de tener lugar en estos momentos las municipales yo entendería a alguien que en ayuntamientos como Ames, Santiago, o Brión votara a cualquiera de los tres grandes partidos, (yo,como es normal, tengo mis preferencias en cada sitio y no tienen ni por que coincidir en el mismo partido); lo que no entendería por ejemplo es que en Teo se votara a Armando Blanco o a Manuel Parajó, o que en Ordes se votara a Estrella Vazquez, sustituta de Teodosio Martino al frente del PP; por desgracia muchos electores acuden a las urnas siguiendo los consejos del líder de turno y ya es hora de que asuman que el voto es personal, que todos somos responsables de quien consigue la alcaldía.
En mi último artículo para Galicia Confidencial explicaba que los partidos tendrán que asumir la democracia interna a la fuerza por que los votos los consiguen, en buena medida, las bases; pero además los políticos tendrán que hacer cosas que puedan salir bien por que de lo contrario no las podrán defender ante sus electores; un ejemplo: el instituto del Milladoiro o la galescola de Teo eran proyectos positivos que por el momento no han salido adelante, su defensa es comprensible pero es muy difícil explicar por que no se necesitan o por que no se asumen sin un ejercicio de sinceridad, la Xunta puede decir que hay que recortar gastos y que les ha tocado a estos dos proyectos el retraso pero lo que nunca podrá es decir que no son necesarios; por el contrario un proyecto encaminado solo a conseguir votos acabará dando una baza al oponente político que podrá expresar con sinceridad que ese proyecto no se puede realizar, de esto también tengo ejemplos que me guardaré; el elector busca verdades por que está harto de humo, para que un político diga verdades tiene que librarse de las ataduras de su partido, para que los partidos liberen a sus políticos tendrán que aplicar la democracia interna y reformar la ley electoral; hasta que todo eso suceda somos los electores los que tenemos que hacer un esfuerzo por valorar lo que nos venden; esta responsabilidad  es doble si se pertenece a un partido por que digo yo que la fidelidad es con las ideas y no con el líder de turno, y llegadas unas elecciones municipales la fidelidad será con los vecinos y no con el partido a no ser que se busque solo un puesto y un sueldo.