22 noviembre 2009

Viejo

A lo largo de los últimos 15 años me he encontrado muchas veces con que para contar una noticia he tenido que bucear en las hemerotecas o preguntar a mucha gente para entenderla yo primero, las historias tenían tantos capítulos y tantos desvíos que ya no se sabía como comenzara todo y. lo más preocupante, no le importaba a nadie. Cuando la semana pasada un amable lector me dejaba un comentario explicando que el tema de O Pino era “viejo” lo primero que pensé fue ¿y? pero desde entonces no he podido sacarme la palabra de la cabeza para terminar por darle la razón al anónimo.

El gran problema de Galicia es que no sabemos que hacer con todo lo viejo; a los problemas se les busca solución tan despacio que envejecen y ya no sabemos que hacer con ellos; nuestros políticos meditan tanto la rentabilidad de una decisión que cuando llega está mohosa y uno ya no sabe si comérsela o no; cuando no son las dudas del político de turno son los juzgados que velan en sus estantes casos en los que la falta, cuando llegue su turno, habrá prescrito y nadie dirá nada por que mañana los beneficiados pueden ser ellos. Pero además a muchos les conviene tener en el cajón un puñado de temas con solera suficiente para desviar la atención de cualquier cosa, temas tan viejos que nadie recuerde como empezó todo y se pueda debatir de ellos durante mucho tiempo aún; que se lo digan a la Xunta actual que se cargó un buen programa de gratuidad de libros de texto y ya nadie habla de ello, ahora hablamos del gallego, de la “L” y de cosas de las que yo pensaba que se había llegado a un consenso pero se ve que no.

A poco que pienso me aparecen un montón de temas viejos y ajados con los que nadie sabe que hacer y opta por dejarlos en barrica unos años más; seguimos sin tren de cercanías pese a que se reivindicaba desde antes de comenzar las obras del AVE; Oporto manda taxis a Galicia para llevarnos al otro lado del atlántico en avión y nosotros seguimos a vueltas con un tema viejo como el de los aeropuertos y la Xunta decide que avejente un poco más con el debate sobre un nombre único y tres paradas distintas; cuando pensaba que estaba contratada la delimitación del Camino de Santiago, y por fin sabría que es camino y que no, ahora resulta que esa es una de las prioridades...igualito que hace cuatro años; no es nueva tampoco la fusión de las cajas ya que viene desde que nació Caixa Nova y mientras en otras partes comprenden que esa es la única vía aquí nos perdemos en debates sobre si debe de entrar capital de fuera o no, estoy por asegurar que a los empleados con riesgo de quedarse en la calle que su jefe sea de otra región les da un poco igual si pueden seguir comiendo; hoy mismo dicen los medios que se estudiará la reducción de molinos dentro de la Red Natura y lo dice una Xunta del mismo partido que le puso grifo al único rio de toda Europa que desemboca en cascada... bueno ahora desemboca solo en verano.

Tenía razón el anónimo son temas viejos y aquí en Galicia faltan centros de día y residencias de la tercera edad para personas cuanto más para problemas; bien pensado no es extraño que a nuestros políticos les gusten los temas viejos y les guste dejar reposar las cosas por que ellos también llevan reposando años y años y al primer jovencito que intenta hacer algo distinto se le sienta en una silla y se espera a que se le pase... o a que envejezca.