08 septiembre 2009

Dimisiones no deseadas

Quiero comenzar expresando mi pena por que Juan Garcia, alcalde de Negreira, haya decidido dimitir; no tiene la comarca tantos políticos honrados como para perder a uno de ellos; entiendo muy bien por que se va y desde aquí le mando un abrazo muy fuerte; suerte para los pequeños del colegio que recuperarán a un gran profesor; estoy seguro de que seguirá aconsejando muy bien a sus compañeros de grupo y estoy seguro de que ellos también harán un gran trabajo aunque, como era de esperar, algunos ya afilan el hacha al ver caer el árbol.
Y vamos con Ames... en los dos últimos escritos he defendido con argumentos que la concesión de los comedores no es ilegal y que los resultados de esa concesión abalan que se hizo lo correcto. Como ya he dicho también entiendo las dudas éticas de muchos vecinos pero creo que no hay nada que justifique la dimisión de Isabel Pereiro salvo su propio deseo de terminar con esto.
Creo que es un lujo para un ayuntamiento como Ames perder a una concejala como Isabel; su trabajo al frente de una concejalía nada sencilla como educación creo que se puede considerar muy bueno; el empeño del Bng a la hora de pedir su dimisión es muy cuestionable por un simple paralelismo: si ella dimite por una presunta relación con el dueño de la empresa adjudicataría ¿no debería dimitir Xosé Fernández por permitir que se contratara a esa misma empresa de forma directa y sin concurso público? ¿no debería dimitir Victor Vicente que sustituyó a Pilar Candocia?. Me pregunto también que hará ahora el Bng, si decide terminar aquí con el asunto demostrará que solo le interesaba la dimisión de Isabel y no la legalidad; si decide seguir adelante pidiendo que se adjudique de nuevo el concurso llevará a la picota a uno de los servicios que mejor funcionan por una cuestión que en la práctica ya no se da; tema aparte es el Pp, hay que respetar su postura entre otras cosas por que no tuvieron nada que ver en la anterior legislatura y además Santiago Amor y muchos de su grupo ni siquiera estaban aquí, pienso que se equivocan pero lo respeto.
Creo también que los ciudadanos deberíamos pedir dimisiones que creo son más urgentes que la de Isabel; no entiendo por que un señor como Armando Blanco no dimite cuando es manifiesta su incapacidad para explicar sus decisiones y se conforma con seguir a remolque de muchas de las decisiones del Psoe impidiendo una renovación de su grupo que muchos desean; deberían dimitir también todos esos concejales que sentados en la oposición cobran dedicaciones exclusivas del las arcas municipales sin que se sepa muy bien que hacen; deberían dimitir todos esos políticos que no saben ni por donde empezar en las concejalías que les han asignado; deberían dimitir todos esos políticos que piensan que ellos deben decidir cuando responder a los medios de comunicación y deberían dimitir todos esos políticos que, ante la falta de argumentos, explican que son decisiones políticas.
Isabel fue una buena concejala, con un carácter amable y que siempre estaba dispuesta a escucharte; creo que Ames pierde a una buena concejala de educación y a una buena persona, solo espero que nadie se empeñe ahora en que se pierda también un buen servicio de comedores.