05 agosto 2009

Dinero dinero

En más de una ocasión he comentado las dificultades económicas que le esperan a los ayuntamientos, ahora la diputación de A Coruña, consciente de esas dificultades, abre la mano aun más permitiendo desviar fondos destinados a inversiones para pagos que se consideren urgentes quedando así en evidencia el papel que esa institución juega en la provincia y por extensión el que juegan todas las diputaciones; si hasta ahora las diputaciones se preocupaban de que el dinero que repartían se destinara a ciertos temas y que se hiciera con un cierto rigor, la decisión de permitir que los ayuntamientos destinen ese dinero a pagos de facturas viene a confirmar que quienes tienen que decidir las prioridades son los municipios y no el ente provincial; me pregunto si hay una vuelta atrás, si cuando pase esta crisis los ayuntamientos permitirán que las diputaciones vuelvan a controlar en que meten el dinero pero creo que será difícil ya que los ayuntamientos tienen pagos urgentes que llevan esperando meses y tienen pagos urgentes para estar abonando facturas durante unos cuantos años, lo que es en si mismo una contradicción que da una idea de como está la cosa; por otro lado si las diputaciones solo se encargarán de dar el dinero y controlar que se aplique a lo que los ayuntamientos dicen que lo quieren aplicar a lo mejor deberíamos cerrar el Consello de Contas..., creo que el papel de las diputaciones está cada día más en cuestión aunque ningún político le quiera poner el cascabel al gato y para mi hay tan solo dos opciones: A) se cierran, los fondos llegan directamente a los ayuntamientos en función de su población y los funcionarios se recolocan entre ayuntamientos y Xunta, incentivando en la medida de lo posible jubilaciones anticipadas B) comienzan a desarrollar proyectos propios en el ámbito provincial, a encargarse de áreas concretas que afecten al conjunto de la provincia y a desarrollar planes con el dinero que ahora destinan a los municipios; yo creo más en la opción A) por que la B) parte de una definición para mi obsoleta como es la provincia, a veces pienso que era más coherente en cuanto a territorio la división que existía a finales del s. XVIII que la actual.
A todo esto el bueno del señor Louzán, presidente de la diputación de Pontevedra, dice que como se los ayuntamientos le deben 14 millones a SOGAMA a lo mejor no era mala idea crear un consorcio de basuras, pues si que han tardado en darse cuenta de que la única manera de afrontar ciertos gastos corrientes es mancomunando servicios.
No haré ningún comentario más sobre la noticia pero dejo constancia de mi asombro por que el ayuntamiento de O Pino someta a exposición pública un proyecto para 239 viviendas cuando en ningún sitio se mueve el mercado, me sorprende más aun que se someta a exposición pública cuando está pendiente de media docena de informes entre lo que se incluyen por ejemplo patrimonio o aviación civil; está claro que ese ayuntamiento es una isla que no se rige por los parámetros que siguen otros municipios.
La fiscalía pedirá a los jueces que embarguen las cuentas de los promotores y con ese dinero se reponga la legalidad urbanística en donde se haya quebrantado la ley; lástima que muchas de las empresas promotoras hayan cerrado, estén en suspensión de pagos o los delitos hayan prescrito, al menos la intención es lo que cuenta.
Termino con las declaraciones de mi amigo Eloy Rodriguez Carbia, primer teniente de alcalde de Padrón, que le recuerda al ex alcalde Jesús Villamor que en 24 años dejaron al ayuntamiento completamente hipotecado y con un montón de facturas pendientes; tiene toda la razón pero creo también que esas declaraciones justifican la petición que una y otra vez hace el Partido Galeguista de que se termine la auditoría y se haga pública, necesitamos no solo saber cuanto dinero se debe si no también en que se metió o, al menos, a que corresponden las facturas (no tiene por que ser lo mismo en que se metió el dinero y los conceptos de las facturas, al menos saber una de las dos cosas); pero como también dije en alguna ocasión no solo es necesario en Padrón, también hace falta en más ayuntamientos.