30 junio 2009

Prensa

Hoy comienzo por una noticia de El Correo Gallego que muestra la desfachatez de los políticos y el convencimiento que tienen de que la población sigue teniendo memoria de pez. El partido popular de Melide, según se relata en la noticia, cuelga papeles por todo el municipio en el que critica el aumento de la deuda del municipio en los dos últimos años ¿como pensaban que se podría hacer algo si cuando ellos se fueron la deuda, solo en facturas pendientes de pago, era cercana a los 2 millones de euros? Les ha pasado a la mayoría de los ayuntamientos en los que se produjo un cambio de gobierno en las últimas municipales, se comienza por aclarar las cuentas para comenzar a pagarlas con muchas dificultades y muy poco a poco mientras se intenta que la deuda crezca lo menos posible y la que se genere sea para realizar inversiones; dicho de otro modo “de donde no hay no se puede sacar” pidamos lo mínimo para poder hacer cosas y vayamos pagando sobre todo a las empresas más necesitadas para que no se mueran esperando. En esta línea temática es la noticia de La Voz en la que el ex alcalde de Padrón, Jesús Villamor niega que se le dejaran de cobrar 90000 euros a las pulperías y explica que se solía compensar con la “festa dos Maiores”, al margen de los números exactos lo que esta claro es que la gestión no ha sido buena ya que de otro modo no habría posibilidad de debate, dicho de otro modo “donde hay papeles callen barbas” pero en Padrón como en la mayoría de los ayuntamientos que cambiaron de gobierno en las últimas municipales (la redundancia en mis frases demuestra que todos tienen actitudes similares en muchas cosas) se empeñaron en no emitir un informe que entendiera la gente y que pudiera hojear por si misma sobre la situación económica del ayuntamiento; es cierto que cada vez que habrían un cajón aparecían nuevas facturas pero lo principal se pudo haber hecho en los 3 primeros meses si hubiera o hubiese la voluntad.

Los problemas de la comisión de fiestas de San Paio en A Estrada demuestra para mi que va siendo hora de replantearnos el coste de las fiesta populares, pasaron los tiempos de conciertos a lo grande o de pagarle a una orquesta 20000 o 30000 euros por una actuación; si al final tiene que venir papa concello a poner orden mejor que lo haga todo desde el principio y si solo nos da para un karaoke y unos hinchables, porque las empresas no están para aportaciones, tendremos que echarle imaginación. La cara la pone el colectivo Lua Chea de Teo que continua con la recuperación de lo que fué (comienza a ser de nuevo) uno de los mejores festivales folk de la comarca.

En Ames salen a concurso algunas de las actividades que realiza el municipio y yo sigo sin verlo; cada vez que se interpone una empresa entre vecinos y municipio (sea Ames u otro cualquiera) me pregunto de donde sale el beneficio que dicha empresa obtendrá por que del aire no van a vivir; se comprende que cosas como la recogida de basuras, la gestión del agua o la de la luz no puedan ser asumidas por el ayuntamiento pero las actividades menores, por lo que a complejidad se refiere, deberían ser manejadas desde los ayuntamientos, en su descarga hay que decir que la complejidad burocrática en materia de contrataciones, tanto de personal como de servicios, acaba por llevarlos a estas soluciones externas; el caso de Ames es además peliagudo ya que lo que aportan los usuarios no llega ni de lejos para que el coste final de las actividades pueda ser calificado de razonable.

Lo mejor del día las toneladas de alimentos que salen de Negreira hacia el Sahara, titula El Correo Gallego “la solidaridad de Negreira iguala a la de una ciudad” y pienso que la solidaridad no se puede comparar en función de la población ya que aunque se enviara la mitad de lo que se envía seguiría siendo muchisimo.