11 marzo 2009

Área metropolitana 1

Me plantea Carlos, en un comentario, una pregunta muy interesante ¿tendrá alguna vez Galicia alguna área metropolitana?; es evidente que solo puedo hablar de la de Santiago con un mínimo de conocimiento asi que voy a ello.
La primera respuesta que se me ocurre es muy gallega...depende, creo que los vecinos toman cada vez más conciencia de que lo que votan tiene unas consecuencias y ello provoca que los políticos sientan cada vez más la necesidad de dar resultados a corto plazo; las posibilidades de que se forme un área metropolitana real son directamente proporcionales a la presión que la sociedad ejerza sobre sus representantes. Para mi está claro que la mejora de los servicios en los ayuntamientos más pequeños pasa por la unión con otros del entorno; cuando los vecinos comprueban que unos kilometros más allá de donde viven, por el hecho de estar en otro municipio, las cosas son mejores, o al menos de otra forma, se ven inclinados a reclamar lo mismo; de esta ecuación no se escapan los ayuntamientos más grandes, la competencia entre municipios por atraer población es tan grande que siempre hay algo en el jardín de enfrente que nos gusta más, siempre se desea lo que no se tiene, así que, aunque cambie el motivo, las peticiones vecinales existirán igualmente.
Hace diez años se daban las condiciones idoneas para comenzar un proyecto común, la mayoría de los ayuntamientos del entorno vivian bajo gobiernos del partido popular y en la xunta de Galicia estaba también el PP; por aquél entonces en la ciudad de Santiago el alcalde era Xerardo Estevez que, sin ánimo de ofender a nadie, era practicamente el único junto con el de Brion con cabeza suficiente para impulsar la idea. Xerardo Estevez, desde mi punto de vista, tenía muy claro su modelo de ciudad; una urbe de servicios, con alrededor de cien mil habitantes, un auditorio para mil personas, un campo de futbol para un equipo en segunda, una combinación de casco histórico y edificios firmados por arquitectos de renombre internacional capaz de atraer a gente de todo el mundo, y que era autosuficiente en todos los sentidos al nutrirse de subvenciones de todas las administraciones por su cualidad de capital de Galicia y de meta del Camino de Santiago. El resumen de esta situación es que los que podían no sabían y el que sabía no estaba demasiado interesado.
Pero Xerardo tuvo que elegir entre correr el riesgo de dejar su proyecto en manos de la oposición si perdía la alcaldía o realizar una traspaso de poderes a alguien de su confianza y mantener el gobierno municipal; otros en la comarca no lo supieron ver tan claro y fueron cayendo lo que demuestra que él acertó en su decisión.
De esta forma llegamos a la actualidad, con un Santiago empeñado en superar los cien mil habitantes sin ser capaz de dar servicios en condiciones a los que ya tiene; con unos ayuntamientos en su entorno que crecen a un ritmo constante al tiempo que ofertan todo tipo de iniciativas y apoyan a sus empresarios; y con una población que cada vez tiene menos miedo a desplazarse para comprar o trabajar.
Para terminar este primer post sobre el área metropolitana quiero destacar algunas situaciones que muestran una lucha encubierta, no buscada por nadie pero real, entre la capital y el resto de ayuntamientos. Es curioso que servicios como el desayuno para los más pequeños, lo que permite a los padres prescindir de contratar a alguién para que los levante y lleve al cole, surgiera primero en la comarca y fuera tiempo después incorporado por Santiago; es igual de llamativo que se incorpore el servicio de guardería a la feria de saldos de compostela cuando en Ames se lleva haciendo 5 años en todas las actividades que lo puedan necesitar. A nivel comerciantes la cosa va por el mismo camino; cuando la asociacion de empresarios del Milladoiro decidió organizar una muestra sobre vivienda se encontró un dia antes, con todo ya preparado, con una demanda por plagio por el nombre usado; una demanda que lo unico que pretendia era abortar una iniciativa que de salir bien, y pese a ser bianual para no coincidir con la de Santiago, podría reforzar la posición de AEMI. En Brion una vez al año se reune a una serie de pintores en un certamen muy especial; en Oroso se llenaron las plazas de esculturas realizadas ante los ojos de los propios vecinos; solo Boqueixón cuenta con mas de diez centros socioculturales con actividades regulares en todos ellos; en Ames se tiene un grupo de teatro estable (con mas de cinco obras ya en su haber), se celebran ferias de saldos con una éxito de público incuestionable y en las que la entrada es gratuita, o se trae a grupos de primera fila como Celtas Cortos; Ordes es el primer ayuntamiento en colgar en su web indicadores medioambientales, ha sabido remodelar la antigua expofegasa y ya nadie parece recordar que el gobierno municipal lo forman cuatro partidos políticos; Teo aunque pelea con sus propios fantasmas ha recuperado Música na Noite, construido pistas polideportivas, y sacado de donde no hay para organizar una mínima agenda de actos anual; se podría seguir así mostrando lo que son iniciativas que han convertido supuestas "ciudades dormitorio" en lugares en los que la gente "hace vida".
¿Y Santiago? la capital mantiene una agenda de actividades muy por debajo de lo que le corresponde, no han sabido subir a un nivel de público parejo con su calidad a Cineuropa; se han desecho de muy malos modos de uno de los mejores festivales que ha tenido la ciudad como fue el Festiclown; el Auditorio y el Teatro Principal siguen sin tener una programación realmente estable, añoro a un concejal como Chicho Losa que trajo a la ciudad a lo mejor del teatro español y a un gerente como Xose Denís que sabía lo que necesitaba el Auditorio por caro que fuese; el intento de carril bici ha dejado a sus creadores en ridiculo a mi modo de ver; seguimos esperando por esa pasarela peatonal que cruce todos los parques y faltan ideas originales en unos comerciantes más preocupados por mirar a la asociación de al lado que a realizar buenas ofertas.
Esa es mi visión de la realidad pero intentaré en un segundo post explicar por donde creo que deberian ir las cosas, criticar sin proponer no se debería de hacer casi nunca.